lunes, 14 de mayo de 2012

Frío.




Mentira. Mi vida es una farsa. Pura apariencia.
Mientes con el fin de encajar y acabas metiéndote en el personaje. Piensas, superficialmente, que así se está bien, pero en el fondo sabes que nada lo está, que te está matando por dentro. Sientes vacío, desesperación, rabia y temor, no obstante, lo dejas estar. Total, el resultado siempre va a ser el mismo, lo lleva siendo hace años, nada apunta que vaya a renovar la cláusula del contrato.
Cierras los ojos, bajando levemente la cabeza con la tristeza escrita en el rostro, sintiendo en cada poro de tu piel el veneno fluyendo por tus venas, envenenándote, poseyéndote. De nada sirve negar la evidencia, de seguir rechazando una parte de ti mismo si lleva tanto tiempo dentro de ti que parece que brotó desde tus entrañas cuando todavía no eras ni un ser.



                   Acéptalo. 

1 comentario:

  1. empezamos bien, eh? =( Mira que voy y te pego un porrazo!

    ResponderEliminar