jueves, 28 de junio de 2012

La Caja de Pandora.




Ha llegado el momento de cerrar y enterrar fuera del recuerdo, la caja de los truenos.
He perdido un ciclo vital de mi vida en un chasquido de dedos, tantos errores, unos nuevos, otros más repetidos que el ajo, tantas caídas, derrotas, berrinches, altibajos, discusiones sin motivo alguno, gritos que explotan en la cara menos deseada, ira incesante y atronadora, oscuridad asfixiante, descontrol sin control, nervios que entran y salen  por su cuenta, odio moribundo, soledad cautivadora...tristeza encarnada en agonía y añoranza.

Tengo 21 años y he desperdiciado inconscientemente 10 de ellos, 10 valiosísimos años de mi existencia. Una década tan decisiva como arrolladora. En teoría, yo debería haber sido el capitán de mi barco, en realidad he sido el náufrago que en algún momento dejó que su navío tomará por sí mismo un rumbo perdido dejándome a la deriva entre tinieblas y tormentas ciclónicas. Desconozco si mi preciado galeón forjado con el aura de un espíritu bravo y audaz, criado en la humildad y educado en la supervivencia sigue entronando océanos que su decadente adalid no supo afrontar.
Muy a mi pesar, soy plenamente consciente de una humilladora verdad: Sigo naufragando. Me ahogué varias veces y salí a la superficie con la determinación de seguir luchando aunque sea para mantenerme a flote.

Ajeno a todo, el amanecer se alza todas los días sobre la infinidad de la bóveda celeste, cada mañana es una nueva oportunidad de brillar. Una vez quise ser aquella pequeña estrella que brillaba tímidamente en la noche, lo mágico de su destello era que cada persona que la observaba, sonreían con nostalgia al recuerdo de lo que fue un día ese pequeño punto de luz. Ella, a cambio, les enviaba suaves ráfagas embriagadoras de una calidez conocida que evocaba el poder de las memorias pasadas. Deseaba que supieran que jamás los abandonaría, que sería su ángel guardián.

Retornando al infructuoso presente, aquí y ahora, abro la caja de Pandora.
No voy a pecar de imprudente. Percibo cada cambio con suma nitidez, conozco el sabor de la derrota y preveo cada una de las consecuencias. Por lo tanto, esquivaré imprevistos, cavaré hasta las infernales profundidades si hace falta para desterrar errores que jamás tendrían que haber ocurrido, apuntaré cada pequeña e insignificante victoria, observaré con atención el camino pedregoso que piso, camuflaré las silenciosas lágrimas que fluirán por mi rostro una y otra vez, sinónimo del colosal esfuerzo que estaré invirtiendo, entrenaré para mantener un arduo control sobre la otra cara de la moneda, destruiré las horrendas pesadillas que me llevan asediando desde niña, de nuevo levantaré ladrillo a ladrillo semejante muralla que ya nadie jamás podrá derruir y sanaré con ayuda de la medicina ancestral, viejas e infectadas cicatrices de guerra.

Una vez superada la espiral de destrucción en la cual yacía atrapada en trance, renaceré cual fénix de sus cenizas, alzando y retomando el vuelo hacia un memorable amanecer tardío.



martes, 19 de junio de 2012

Nido de pájaros con perfume de Afrodita.


"Eres para mí el sol eterno, la luna y el cielo. Un campo de flores que cubre mi cuerpo. Eres para mí el amor verdadero."

"…Pensando…pensando una vez en tu mirar, en mi cama eché a llorar porque...sabía que no iba a tenerte más."

"Será que yo te quiero más que antes pero menos que después, si pase lo que pase yo nunca te olvidaré, me quedo con el brillo de tus ojos como el más feliz de mis recuerdos."

"Sueño cada noche
Con volver a acariciarte
Te juro que nunca en la vida
Yo podré olvidarte."


Ordenando unos cajones voy y me tropiezo con una libreta llena de esta clase de ñoñerías y estupideces que sólo se le podían ocurrir a dos clases de personas: los adolescentes y los ñoños enamorados. Y es que cuando te enamoras, pierdes por definición la cabeza y cualquier tipo de raciocinio queda extinto, dejando paso a la paranoia y a las inseguridades típicas de "ooh!! tengo miedo a que un día nuestro amor toque fondo", " no podría vivir sin él/ella", " me muero si me deja", " ¿¿¡¡y si su ex vuelve a la carga para recuperarlo y se sale con la suya??!!", "me oculta cosas, no confía plenamente en mí cuando yo se lo confieso TODO", etc.

Una vez, por suerte, tuve la desgracia de enamorarme y a día de hoy sigo pensando que es uno de los errores más gordos de mi existencia. No sólo te deja marcado sino que encima le guardas rencor y siembras tal desconfianza que difícilmente hará que lo olvides y dejes paso a otras oportunidades de volver a empezar con otro subnormal que se cruce en tu camino. Probablemente sea mejor desaprovecharlas, menos decepciones, menos sufrimiento y menos calentamientos de cabeza. ¿Porque qué es sino el amor? Una maldición. Cambias por ESA persona, lo das TODO por ella, para hacerla feliz sin tener en cuenta tus necesidades, sólo piensas en ella día y noche, quieres estar todo el día pegado a su cuello y nunca nada te parece suficiente...claro, por descontado por estar con dicha persona dejas de lado otras...que irónicamente llegaron antes y probablemente si son buenas, seguirán estando cuando dicho sujeto se marche, por supuesto tendrán que soportar una larga retahíla de estupideces y sueños imposibles por parte del enamorado engañado. Totalmente previsible. Siempre la misma historia, hay cosas que nunca van a cambiar.

Personalmente, aunque me considero una buena amiga, me retiro a una distancia prudencial cuando presiento que se me viene encima una oleada de llantos y paranoias amorosas-pastelosas. Que sí, muy bien, que es mi amig@ y debo estar con él/ella tanto en las malas como las buenas..peeeeero no considero que sea algo fatídicamente malo los desengaños amorosos. Ellos mismos sin ayuda de nadie se lo han buscado, se metieron en el hoyo solos y van a tener que salir por su propio pie y si necesitan que una mano los auxilie cuando sientan que el mundo se le viene abajo, lo siento pero no será la mía. No quiero que me hagan partícipe de una historia que ni busqué ni me la quiero comer. Puede sonar egoísta pero sinceramente no me va el tener que tragarme la mierda que otros provocaron. Uno más o menos sabe cómo va su relación y si no es capaz de ponerle freno o solucionarla y espera a que el otro tome la iniciativa..pues ¿¿qué esperabas?? que sea ese mismo el que te suplique de rodillas que vuelvas con él?? ¿Perdona? ¿Estamos tontos? Las relaciones sientan las bases en la confianza y si tú no eres capaz de involucrarte tanto como el otro, si esperas que todo sea a tu maldita manera sin dejarlo que pueda sorprenderte..luego no vengas poniendo pucheritos y culpando a todo bicho viviente de tu mala fortuna en el amor. 

¿Otra cosa terrorificamente asquerosa de estar enamorado? Que pueden ocurrir dos cosas: 
1. Creas que toda la culpa de tus errores y ya de paso, de los de él, sean su culpa..¿¿tú para que vas a admitir que te has equivocado,verdad?? El excesivo orgullo mata poco a poco una historia, es como el tabaco, es progresivo.
2. Piensas que todo el  foco de vuestros problemas eres tú. Te echas todo el muerto a tus espaldas sin dar explicaciones a nadie, total no necesitas que nadie te diga nada, tú lo sabes todo, cierto?? Tienes tanta culpa dentro que empiezas a emparanoyarte de una manera que no creías posible y terminas por echarlo todo a perder por culpa de tu excesiva inseguridad...y ya que estamos, tu poca autoestima.

" Sentada en una silla de mi habitación,sólo hago una cosa y es pensar en ti porque aunque los días han pasado, todavía te quiero y no guardo rencor de lo que le has hecho a mi corazón. Fue bonita la experiencia de tenerte, aquí a mi lado pero el tiempo es el que nunca está de nuestro lado, como no...nos ha separado. Recuerdo los primeros meses en los que tu vida era yo pero luego a los 9 meses dijiste 'lo siento, se acabó'"

Cabe decir que uno a los 14/15/16 no tiene la cabeza totalmente en sus cabales, de hecho, a la mayoría no se nos pone en nuestro sitio hasta los 20 y largos....y hay algunos que la pierden del todo y jamás la recuperan. Me da vergüenza ajena esta clase de cosas, más aún cuando soy yo la que, en algún momento de mi inestable vida, las escribí. A juzgar por los meses, deduzco que se trataba de mi primer amorío: Nano-J.J- Juanjo, cariñosamente llamado "osito". Sin palabras. 

1. Como estas bajo el  hechizo del amor eterno, glorioso y perfecto, totalmente sumergido en tu burbuja de cuento de fantasía ñoña no te das cuenta de que esa relación es una birria. 
2. Tan temprana edad no ayuda para nada a explotar por voluntad propia dicha fantasía.
3. No, no le guardas sólo rencor sino que te gustaría matarlo por cabrón rompe-corazones.
4. Te deja el corazón para coger un recogedor y un cepillo y empezar a barrer...y olvídate de utilizar el superglú para arreglarlo. La vida se encargará de tenerlo siempre en reformas. 
5. Por supuesto como no podía ocurrir de otra manera, los primeros meses son los más bonitos, tiernos, románticos y preciosos...después cae la rutina sobre vuestras cabezas de piñón...y el final ya lo sabemos todos. Como bien dice por ahí, es cuestión de tiempo.

No hace falta que me reproches nada, sé que soy una rencorosa que ni perdono ni mucho menos olvido. Pero no me estoy basando en mi propia experiencia sino en las de mi alrededor. Os observo constantemente y si tuviera que encasillaros, os metería de lleno en la que he estado hablando todo el rato. A TODOS. Curiosamente, ni uno se libra. 

Abiertamente reconozco que tengo miedo a enamorarme y sufrir la clásica historia de amores rotos. Luego mi personalidad y mi opinión sobre este tema en concreto, impiden que sienta cualquier cosa parecida a "maripositas en el estómago". Si alguna vez lo siento, será que tengo hambre. Me niego rotundamente a vivir una estupidez de estas, a caer en el mismo abismo que los demás, a babear detrás de uno aunque este enamorada, me da igual, no me voy a arrastrar, ante todo mi dignidad...que casi siempre, en estos casos, todo el mundo suele perderla aunque no sean plenamente conscientes. A emparanoyarme por dios sabe qué tonterías, a encerrarme en los celos y la posesividad por miedo a que se vaya con cualquier otra "puta" ( seamos sinceros si le tiras a uno que este pillado y aún así consigues enroscar las cosas, sí, entras en el ranking de putas) que tantas abundan hoy en día. De hecho, yo tuve una amiga que por desesperación y capricho se metió de lleno y le va bien!! pero sólo porque su novio es igual de inútil que ella así que congenian ^^.

En definitiva, la clave para ser medianamente feliz es no enamorarse, encapricharse ni nada por el estilo. Ojo! Tampoco comparto la moda que se ha puesto ahora del "follamigo" me parece una vulgaridad  y una forma sencilla de tener sexo con quien te de la gana sin necesidad de engatusarlo, enamorarlo...y!! cuando consigas metertelo en la cama dejarlo cual  juguete roto. En fin, el sueño de oro de los hombres. ( Y sí, también de muchas mujeres).






Secretamente, yo seguiré esperando a mi perfectamente imperfecto príncipe azul sin posibilidad de desteñir . A pesar de todo, sigo creyendo en cuentos de hadas.






sábado, 16 de junio de 2012

Punta del Nabo.


Quiero mi libro.

De hecho me estoy replanteando seriamente volver a dejar algún libro más ya que por alguna razón desconocida siempre se truncan amistades. ¿Y quién la paga? ¡¡Los libros!! Imposible recuperarlos a no ser que te pongas a vociferar y ladrar como una perra enrabietada en plena calle delante de todo el mundo, echar tu dignidad por tierra y quedar como la rabalera del barrio ¿ y para qué? para llevarte, probablemente, dos ostias a tu casa y con el libro partido por la mitad...o peor, montar todo el numerito para nada, sólo para hacer rico al dentista y llorar por las esquinas al sentirte un fracasado por no poder recuperar el dichoso y amado (y caro) libro.

¡¡Y que sepáis que llevo la cuenta!! ¬¬ Jamás me olvido de cuándo y a quién se lo he prestado.
Hay gente que tiene mucha jeta lo que ocurre es que como soy un cacho pan no me doy cuenta hasta que me la pegan por detrás y...¡¡ ya estoy harta de que todas las putadas vayan siempre al mismo lado, ostias, que me habéis dejado el agujero del culo como boca de metro y no doy a basto con tanta vaselina!!

Claro que la culpa no es de ellos, sino mía. Por no cambiar. Y no es porque no lo haya intentado. Será un defecto de fábrica.

Joder.

Odio esta letra cursiva. Lo odio todo. Estoy insatisfecha con todo lo que me rodea, mi vida es un maldito caos y no encuentro la ansiada calma por ningún maldito sitio.
Odio España, odio en que se ha convertido o mejor dicho...en lo que la han convertido. Políticos corruptos, justicia...de risa, ¿nosotros? sus marionetas. Odio ver a mis padres matándose a trabajar para poder salir adelante, me mata observar sus rostros de desesperación y preocupación por llegar a fin de mes.

¿Y sabéis que papel juega aquí la inútil que os está escribiendo? Que realmente no está escribiendo para nadie en concreto, pero en fin.
No juega ninguno, es un estorbo, un obstáculo y un gasto innecesario. Puede parecer cruel pero es la realidad. No tengo futuro, no vivo el presente y tengo un pasado innombrable, tormentoso e irreconciliable. 21 años tirados a la basura. No he sido nadie influyente, no he logrado lo que quería y he fracasado tantas veces que ya nada de lo que haga hará que me sienta mejor, que crea que todavía puedo recuperar el tiempo perdido porque si algo pasa y no vuelve, son los años.
Hace tiempo que toqué fondo y creo que lo que he estado haciendo hasta ahora es intentar no hundirme en el cieno, lo que es, por otro lado, otra pérdida de tiempo.

Tiempo. Tiempo. Tiempo. Tiempo.

Condenada palabra. Ojalá tuviera el poder de detener el tiempo y volver atrás. No dudaría. Para vivir esta vida mejor estar muerto.

Cierro los ojos, oscuridad, los abro, decadencia. Ninguna diferencia. Me embarga la desesperación y quisiera gritar hasta explotar en mil pedazos de cristal. No me importa que nadie tenga fe en mí, que hayan perdido la confianza al ver una caída tras otra. Ya me da igual. Ellos no me van a sacar de este maldito círculo vicioso y yo soy incapaz de salir por mi propio pie, total llevo media vida intentándolo y aquí me ves, exactamente en el mismo lugar.


                                          Necesito largarme de aquí.