martes, 14 de agosto de 2012

Fuera de cobertura.


45ºC

Un ventilador expulsando aire caliente, el ambiente viciado y una asfixia impertinente.
Todo tu cuerpo recubierto de un pegajoso sudor que te crispa los nervios porque por más que te duches o metas la cabeza debajo del chorro de la ducha, el agua se evapora cual charca en un desierto.
Encerrada, tanto en casa como en mi escabrosa mente, dejo de ver el sentido de las cosas, de la vida. Me levanto todas las mañanas, con una sensación imperturbable de malestar y un humor apático e irascible. La culpabilidad sumada a la pérdida de años, aprisiona mis entrañas y la angustia se adueña de mi ser. Volvería a renacer si pudiera, me es totalmente indiferente los cambios drásticos que supondría mi decisión, total, para lo que vivo no merece la pena estar gastando energías y tiempo, si después los errores prevalecen y vuelvo a recaer presa de mi misma.

Amanece, llega el día, atardece, anochece y cae la noche y aquí sigo, esperando sin esperar nada, mirando sin ver, pensando en tantos problemas que me mareo y me entran ganas de vomitar de pura y dura ansiedad. Mi tormento crece conforme pasan los días en el calendario, no puedo decir que este preparada, de hecho, tengo el horrible presentimiento de que se me echara toda la mierda encima, de nuevo, como de costumbre, como lleva pasando desde hace tanto que hasta me cuesta recordar. Me lo he buscado, a pulso se podría decir pero hay otras tantas cosas que nunca debieron ocurrir y sin embargo, ocurrieron y repetidas veces además, por si no hubiera sido suficiente con la primera vez.

Uno de mis grandes temas de interés es el esoterismo y demás raíces que conlleva. Me veo obligada a tirar de Internet cada vez que quiero averiguar algo pues no encuentro un maldito libro de confianza sobre dicho tema. Como en la red, hay tropecientos libros dedicados a eso pero uno nunca llega a saber establecer los límites entre la realidad y la ficción. ¿Tiendas? Pocas y engañabobos por definición, al menos con las que he tenido el "gusto" de toparme. ¿Cómo es posible que la magia este vinculada a "Dios" si éste promulgaba la caza y quema de toda persona que se dedicara a dicha ciencia oculta pues lo consideraba un acto puramente demoníaco? Me enerva, de verdad. La era de la información y con ella, toda clase de tonterías y trolas como catedrales. Tanta tecnología pero ninguna te puede llenar y satisfacer como lo haría un libro. Y hablando de ellos, cuan difícil es dar con ellos cuando se trata de temas que la red puede colorear y redefinir como quiere. Pues bien, volviendo al meollo del asunto, que me enrollo más que las persianas, se me ocurre la ingeniosa idea de buscar en la quiromancia, la lectura de mi mano y al igual que me suele ocurrir con más frecuencia de la que me gustaría en la interpretación de sueños, por más que me esfuerzo en buscar lo creíble entre tanta historia rara, me encuentro con lo que parece una desgracia maldita.

No sé que he hecho a lo largo de mi vida para que semejante tanda de infortunios me señalen a mí como la portadora, no me lo explico. La información podría ser falsa perfectamente pero  si contactas con un especialista - de esos que tanto pululan por los reversos de las revistas ofreciendo su sonrisa más encantadora de falso profesional -  tienes las mismas, sólo que esta vez tienes que ofrecer servidumbre eterna para poder pagar semejante factura para cuatro palabras memorizadas llenas de falsas esperanzas que pretenden endulzar tus oídos inquietos. Habría que ser extraordinariamente ingenuo para tragarse las burradas que dice esa gentuza. En mi opinión, las personas poseedoras realmente de ese don y sabedoras de su naturaleza, tienen buenas intenciones y piden (o no) sólo la voluntad.

Total, que como bien es sabido, la mala suerte esta de mi parte, su otra cara por lo visto, en mi caso, se extinguió como la llama de una cerilla...que nunca llegó a prenderse. La gente, tiene por costumbre afirmar que la buena suerte se la busca uno mismo...sinceramente, me parece una exagerada estupidez. No creo en supersticiones, al menos no en las que son claramente ficticias, cada uno tenemos nuestro punto de vista pero sí que creo en la adversidad porque he crecido en ella. En mi familia, conocemos los chispazos de felicidad en las pequeñas cosas, en los detalles. Somos un clan humilde y honrado que, como no podía ser de otro modo, llevamos la hecatombe encima de nuestra chepa como si formara parte de nosotros. Otra injusticia más.
Algunos pensarán que no tengo derecho a quejarme pues otras familias o personas están mucho peores que yo, pues bien sí que tengo derecho mas te invito a que te calces mis zapatos un instante para saber cómo ha sido y es nuestra existencia y así, podrás juzgar a gusto. Porque eso es lo que hace constantemente el ser humano: juzgar sin conocer. Y ya noto el ramalazo de ira así que opto por dejar el tema, que cada uno se ocupe de su vida y nos deje a los demás tranquilos.

En resumen, me encuentro desmoralizada, no derrotada pero sí resignada. Mi aversión hacia el ser humano crece a un ritmo incesante pues todos los días tiene algo con lo que alimentarse, demasiado diría yo, a este paso se va a poner igual de caricaturesco que yo. No tengo ganas especialmente de socializar con el personal pues huelo a distancia sus respuestas inútiles y sinceramente, paso de calentarme más la cabeza pensando en cómo caer bien a la gente si la clave esencial de una amistad verdadera es aceptar uno mismo tal cual es y si empiezo fingiendo lo que no soy para ser "reconocida en sociedad" me puedo imaginar cómo terminará el asunto.
No necesito falsos amigos para no sentirme sola. La soledad es parte de mi naturaleza y me siento cómoda en ella.

NOTA. No voy a perder el tiempo en ser yo misma pues soy de personalidad compleja con un carácter que abrumaría hasta al más pacífico y realmente, aunque no soy una zorra encabronada rompe-culos, me es verdaderamente difícil encontrar alguien afín a mí.

2 comentarios:

  1. Ainss..Noto que estas algo deprimida :S,ahora en un rato te llamare y hablamos seriamente ¬¬.
    No te voy a comentar mas porque,estas cositas son privadas y es mejor hablar en privado ^^.Te quiiero

    ResponderEliminar
  2. Niego tajante que uno no se busque su propia suerte. Yo sí creo que cada uno se busca su suerte, aunque por supuesto no podemos controlarlo todo y algún chasco nos llevaremos. Pero el grueso está en nuestra mano, o eso creo yo.
    De esoterismo... la red tiene más bazofia que cualquier otra cosa. El conocimiento de esas cosas está muy escondido por desgracia =( aunque en algún lado andará, digo yo.
    Y, por encima de todo, cariño, no digas bobadas. ¡Lucha! No te resignes. Porque la gente te puede ayudar, pero sólo cuando te dejes, cuando dejes de atacarnos a la mínima. Porque me ha dolido el final de ese mensaje privado Rosa, me ha dolido. Y no es la primera vez que te lo digo.
    Sí, la amistad trata de aceptar al otro y que el otro te acepte a ti. Pero eso no significa que no creas que la persona debe cambiar algo. Porque todo el mundo está cambiando hasta que muere.
    Te quiero mucho cariño. Espero que lo sepas.

    ResponderEliminar