sábado, 25 de mayo de 2013

Anamnesis.


Que alguien patente la máquina del tiempo, por todos los dioses, ¡¡qué agonía!!

Dándole a una lógica poco común, pienso yo, vamos me pregunto...me metí a estudiar ciencias de la salud, osease que por definición, estudias asignaturas relacionadas con las ciencias como puede ser la biología o química no? Si quisiera estudiar humanidades me hubiera metido a su correspondiente bachillerato y otro tanto pasa con el arte, la danza y la música. Hasta ahí, bien. No obstante, como asignatura obligatoria tenemos la filosofía en todos. Pensarán algunos que es para aprender unos valores morales y tal , lo que ciertamente desconocen, es que para los que somos pocos afines o nada a las disciplinas relacionadas con la cultura humana nos supone un quebradero de cabeza tridimensional. Por algo, nos metimos a ciencias. No obstante, siempre te suelen preguntar la típica cuestión que, por lo menos a mí, me desconcierta: "tú qué eres, ¿de letras o de números?" Pues de ninguno de los dos. Y me resulta molesto porque no deberían encasillar a las personas en un determinado campo. Como todo habrá asignaturas que me gusten, otras que no y otras que odie con todas mis ganas. En mi caso, no se salva ni una pero eso es porque yo soy así de tiquismiquis.

¿Y qué cojones de tamaño industrial, son las distribuciones bidimensionales? Mira, con respecto a las matemáticas del coponcio bendito, no hay donde caerse muerto. Llevo 4 años con ellas colgando del culo y jamás he dado esa mierda tan extraña. Y yo que creía que el cálculo de probabilidades era, por lo menos, más sencillo que las derivadas. Cagüen en tó ya eh?! Y que nadie (sobre todo uno en particular) me venga lanzando bufidos al aire proclamando que deje de quejarme de una bendita vez porque para algo es MI blog, MI guarida.
Aclarado esto - no a todos se nos presenta tan espontáneo el estudiar ciertas cosas - seguiré con mis líos.

Si bien es cierto que soy orgullosa, también es que, una vez que me acostumbro a seguir una rutina y por alguna razón se corta, aunque sea a corto plazo, al reanudarla (si es que lo hace) me muestro muy distante y según en qué época emocional me pille, irascible y reservada. Sobre todo si ese hábito lo suelo practicar con personas y recordemos, que no soy muy dada a relacionarme, mucho menos, en confiar. La única excepción - que prácticamente lo es en todo - se llama Nana, mote de hermana o enana, no me acuerdo exactamente de dónde venía. Sin embargo, estoy empezando a tener complicaciones también con ella y eso me hace pensar si no seré yo la que está volviendo a cambiar...pero a peor. No sería ninguna novedad.

Últimamente, llevo una racha en la que cada día que pasa noto que me pierdo más a mí misma. Y no es como si me hubiera rendido pero estoy flaqueando y se nota en los avances, más que nada porque no estoy progresando, me he vuelto a quedar bloqueada, atrapada, encajada. Me importa un comino lo que digan los demás, si me siguen juzgando, si han perdido total e irremediablemente la fe en mí, si les he fallado, nada, me da igual, ellos me son indiferentes. Sólo estoy yo, no quiero a nadie más a mi lado, el apego sólo te hace más vulnerable y para aguantar en pie esta jodida existencia hay que ser resistente como el hierro. Y hasta el más férreo metal acaba desintegrándose no sin antes aguantar bajo tropecientas condiciones, desmoronándose con el tiempo, sí, éso es inevitable. Y yo quiero ser irrompible. Porque hasta hoy he vivido recogiendo los pedazos rotos que han ido dejando pusilánimes a los que valoraba y me clavaron el puñal. No estoy dispuesta a vivir hecha un jirón. Aguardo resplandecer en mi oscuridad, como el ónice, belleza enigmática de su bruma.

No significa que vaya a buscar la escoba y liarme a escobazos hasta echar definitivamente a todo aquel que se me acerque. No sería justo, no son cucarachas. Sin embargo, empezaría siguiendo una pauta de distanciamiento, no me apetece estrechar más el lazo si luego siempre se acaba deshilachando. Y siempre lo hace. ¿Los dañaría con mi insolente actitud? No lo sé, no poseo demasiada empatia hacia el ser humano. Menos como estoy ahora que no siento nada clemente dentro de mí.

Un giro radical. No dudaría en tirarme de cabeza a una cápsula del tiempo y volar al pasado, dónde esperaría emendar todos los errores que me han llevado hasta esta desquiciante situación.

>> ¿Dejarías a todas las personas que has conocido a lo largo de todos estos años por intentar encarrilar tu vida de nuevo?....

Sí. Tengo una percepción muy clara sobre ese tema y recuerdo vagamente haberlo discutido alguna vez con aquí el amigo que, obviamente, era totalmente contrario a mi punto de vista al ser un escéptico de los pies a la cabeza. No creo en el destino como el karma que rige nuestro futuro, no está tallado en piedra pues no podría ser más versátil al ampararse en cada uno de nuestros actos que llevamos a cabo día tras día. No obstante, si de verdad una persona está "destinada" a encontrarse contigo, de algún modo aunque sea inconsciente, llegará a ti. Total, la vida aparte de ser un laberinto de enrevesados y recónditos caminos, es una sucesión de entrada y salida de personas. Unas no aportarán nada a tu existencia, otras dejarán su granito de arena y algunas se convertirán en parte de un todo. Éstas últimas son las más valiosas, dieron contigo por casualidad y observa qué lugar ocupan ahora.

Todo esto nos llevaría a la ley de la conservación de la energía y por ende, a la creencia de la reencarnación. En este punto, variarán las opiniones como mariposas en el campo. Pero ése no es el tema así que retomando lo que estaba explicando es que, en mi humilde opinión, si una persona ha estado o está muy ligada a ti, quizás, en otra vida, te reencuentres con ella, aunque obviamente no os reconozcáis pues al reencarnaros olvidáis vuestra anterior existencia. Puedes creerme, que es el único punto dónde me entiendo con Platón. El resto de la "teoría de las Ideas" es otro cantar. Sin embargo, en una primera instancia, el tema es sencillo lo que ocurre es que lo han desmembrado de tal modo que supone un galimatías hecho específicamente para abrirse la cabeza en la pared de pura frustración.

Claro que ahora que sigo hilando, si susodicho individuo ha estado ligado a ti, pero por cosas que pasan, desapareció de tu vida y no porque se haya ido a servirle de abono a los árboles, entonces, cabría la posibilidad de ¿que volviera a reaparecer? Me gustaría creerlo, la verdad. No podría soportar la idea de que jamás volviera a verlo. Por supuesto, que hay gente que fue importante en su día pero que cuando se marcharon hiciste una fiesta porque, al final, eran más una mierda en el camino que un apoyo. No obstante, hay otros que echaron raíces en ti pero que podaron a su modo y dejaron una espina clavada en su lugar . Los hay que tuvieron el detalle de echarle su dosis de veneno y terminar de apañarlo.

De todos los que se han ido, sólo anhelo ver a uno. Uno que no se quedó el tiempo suficiente para enraizarse pero que, por algún desconocido y extraño motivo, me llegó tan de golpe que su esencia se incrustó en mí como si ése lugar le perteneciera por derecho.
Ni siquiera la que mejor que nadie en el mundo podría comprenderme, me entiende y a menudo, me toma como una joven desencantada lo que provoca que me encabrone por su falta de...¿Y si ella no lo comprende en absoluto por la sencilla razón de que, aunque lo vivió en primerísima persona, no formaba parte de la burbuja? Eso explicaría muchas cosas. Ella era su amiga, ella vivió una realidad que yo sólo podía imaginar. ¿Entonces yo no experimenté nada real? No, para mí fue real, no me inventé nada pero,¿y él?...

+ ¿Por qué piensas ahora en eso?, ¿¡¿te quieres olvidar ya de él?!?..¡¡es pasado!! Avanza, joder!!.
- ¿Quieres hacerme el favor de cerrar la boca que estoy intentando sanar y a la vez, cicatrizar la jodida herida, tóxica hasta el tuétano? Por algo el amor es una enfermedad...parasitaria.

Aquí es dónde se caldea el asunto, por eso están las cosas algo mustias entre nosotras. Ella, lo último que quiere es verme sufrir y yo lo que deseo lo he dejado claro. Sé que nunca llegará a sentirlo como lo experimento yo pero necesito comprensión. Me conoces para saber que lo hago con un único fin. Y si te hago partícipe es porque...eres la única que puedes encontrarlo por haber estado, en cierto modo, unida a él.

Y hablando de comprensión...como Pichón siga con esos desaires suyos se desplumará de tal manera que llegará a tierras panochas, irreconocible. No le culpo, a unos se le caen los penachos y a otros nos da por inflarnos como toneles. Lo gracioso, es que hay temporadas en las que ha asomado el mocho hecho una croquetilla...vale que ciertas cosas se nos peguen...pero ésa, en concreto, NO. Caca. Es igual de malo que las ¿radiaciones?.

Voluble como el otoño en el sur.

martes, 21 de mayo de 2013

Dejando huella



Loba oculta entre las sombras de un par de árboles de endeble corteza, observa -sumida en su ir y venir constante de pensamientos infructuosos- su alrededor. Su rincón favorito para perderse y no por la belleza del paisaje. Se trata de una especie de pasillo que une dos calles con árboles escurridos flanqueando ambos lados plantados en un espacio de tierra reseca cuya función es desconocida pero que las mascotas saben dar su uso. Divide dos grandes parcelas valladas llenas a reventar de cañas, basura, malas hierbas, algunas palmeras solitarias y matojos. No es un lugar idílico pero sí que es el único dónde puede pararse a oler las fragancias que desprende la escasa vegetación y que tan buenos recuerdos trae a su desvencijada mente. Eso sí, lo que sobra son las farolas con su fatídica luz artificial que no deja apreciar la naturaleza en todo su esplendor en ningún sitio. No obstante, las copas de los arbolillos cubren ciertas zonas iluminadas proyectando sombras tenues. Y es ahí, a la vista de miradas curiosas y edificios colindantes, dónde ella se refugia. 

Nunca cierra los ojos cuando está en el exterior, demasiada desconfianza aunque sí que se siente resguardada bajo el manto índigo salpicado de infinitas estrellas. Alza la mirada para encontrarse con ellas y cuanto más las observa más fascinada se encuentra ante semejante despliegue de perfección eterna. Y es que, a pesar de no encajar en el lugar donde vive, cuando sus ojos reflejan esos diamantes lejanos, ella recuerda a dónde pertenece. Sentimientos de añoranza afloran en su interior pues todavía desconoce de dónde proceden esos atisbos fugaces, no obstante sonríe ya que parte de la frialdad que asola sus entrañas se desvanece. Esa calidez que se asienta momentáneamente en su piel es la que marca la diferencia. Se siente más cerca de ella misma. 

Esa desconocida conocida que se mira todos los días al espejo sabe que tiene infinidad de problemas y aunque es plenamente consciente de que el tiempo, una vez más, se le echará encima ésta vez de forma definitiva, todavía se halla en un barullo desquiciante que la confunde, la agota y la somete. Y si algo odia es la sumisión. Por desgracia, sus demonios son más fuertes y cada paso que da supone hacer equilibrios sobre una cuerda a 200 metros de altura. No es débil pero está rota de tanto luchar contra una pared que no se mueve provocándole la imposibilidad de avanzar. No se ha rendido pero su energía se ha extinguido. 

+ Llegaste al mundo para ser muchísimo más de lo que eres ahora.
- Te equivocas, nací para ser el ejemplo que todo padre advierte a sus retoños que no se debe hacer jamás. 
+ ¿Te rindes?
- No
+ Entonces..¡¿¡¿a qué esperas?!?!
- A que me dejes en paz. 
+ Tú no sabes lo que es eso.
- Cierto.
+ Y en la vida lo vas a descubrir si sigues con la cabeza gacha y sentada en el suelo. 
- Lárgate. 

Dejando a un lado su infierno personal, también posee su espíritu..un alma que yace marchita esperando el momento glorioso de emprender el vuelo y saborear la libertad sobre sus encadenadas alas. Ella también desea fervientemente salir de su propia tumba. Y para ser ésa princesa guerrera que imagina tiene que demostrar su valía matando a los monstruos que la oprimen. Para vencer las pesadillas, los sueños tienen que crecer hasta ser reales. Para extinguir el fuego, tienes que fluir, ser el agua en una catarata. 


Lucha, princesa. Aúlla a la luna tus ganas de vivir. 

lunes, 20 de mayo de 2013

No son sólo las condenadas matemáticas.


Esta noche está dedicada exclusivamente para lamentar, lloriquear, protestar, rumiar, renegar y si se precia, hasta gruñir como un animal de origen paranormal. Lo que se traduce a gritar de pura exasperación. En definitiva, a quejarme absolutamente de todo. Porque sí. Porque me da la real gana. Y si te molesta, te pones una bolsa en la cabeza y te vas a tocar las narices a otro lado.

¿Había mencionado alguna vez que estoy hasta la flor de estar estancada en el instituto? ¿Que estoy cansada de él? ¿Que se me ha quitado toda gana de estudiar por culpa de este repetitivo ciclo? ¿Que no encuentro la forma de ponerle fin? ¿Que carezco totalmente de perseverancia?

+ Si quieres salir ya de aquí...¡¡Ponte a estudiar!!
- ¡¿¡¿No me jodas que ésa es la solución?!?! Anda!! no tenía ni idea...Vete a la mierda, ¿quieres?.

Y aquí me encuentro sentada enfrente de un sucio monitor (todavía no he encontrado el producto específico para limpiar la pantalla y no, no es polvo) con la bata de invierno por el desajuste de temperaturas tan extraño que hay estos días aunque de la mala ostia que me está entrando me está dando calor...hasta que me vuelva a calmar y me de frío. Y eeeh! que estamos hablando de una que se tira todo el santo año de manga corta. ¿Qué queréis que os diga? las ballenas de dos patas no podemos regular nuestra temperatura como los lagartos. Escucho música celta, que últimamente, no sintonizo con ella y me pone de los nervios. Seguro que me habéis leído quejándome sobre la luz de la dichosa pantallita. Pues por lo general, lo llevo bien excepto cuando me estreso que toda luz artificial me crispa los nervios.
Si algo se me da terriblemente mal es estudiar. Seguro que no hace falta que ponga la mano en el fuego porque todos los que me conocen lo saben y es que soy una pésima estudiante.

Y si hay algo que está al mismo nivel de repugnancia que las matemáticas es historia de España. Ah! y que no se me olvide física, tanta fórmula que acaban pareciéndote todas iguales. Y alguien fijo que se preguntará ¿y entonces si no eres de ciencias, por qué te metiste al bachiller de salud? Porque desde que era una enana he sido una negada para los números, lo mío no es la lógica, no es calentarme la cabeza en si la sombra proyectada de un árbol forma un triángulo isósceles y si voy a una panadería es a por una barra de pan integral no para hacer un ejercicio de integrales que ocupa dos folios lo menos porque para qué? me sirve? NO. Son totalmente inútiles en mi existencia. A mí me sobra con saber sumar, restar, multiplicar y dividir...todo lo demás me supone una complicación espantosa.
Ciencias de la Salud no es sólo matemáticas, de hecho, sólo es una pequeñísima parte, es más en 2º es una optativa que yo, por supuesto, no elegí pero que las tengo colgando todavía de 1º.
También hay Biología, que siempre me ha gustado hasta que me topé con ciertos tochacos de apuntes difíciles de asimilar, Química que en 1º me encantaba hasta que empezó a parecerse sospechosamente a la Física y Ciencias de la Tierra que aunque la Geología nunca fue mi fuerte es interesante..en ciertos temas.
La literatura me encanta, la morfología y la sintaxis las odio y total para el uso que tienen...Inglés, me gusta pero se me hace muy cuesta arriba y por último, Filosofía otra repudiada en mi lista. Ésos tíos estaban como una regadera y yo soy incapaz de ponerme en su lugar y de entender sus paranoias y sus historias raras.

¿Queréis saber una evidencia cristalina como las aguas de Myrtos (Grecia)? Llevo tatuada con tinta invisible en la frente la palabra "veterinaria". De siempre. Incluso lo supe antes de hacer mi primer problema matemático de "si un árbol tiene 3 manzanas y se cae una, ¿cuántas le queda?". Lo que ocurre es que soy de efecto retardado y por una sucesión de angustiosas eventualidades y demás desastres pues llevo un atraso considerable respecto a mi generación...la del 90, para ser exactos. Sé que mi situación no me sitúa en un puesto para nada favorable ya que los años pasan y uno tiene que vivir en sintonía con el tiempo que le toca pero más que tirar la toalla, he ido recogiéndolas por el camino y me estoy haciendo un tapiz con ellas. No me rindo.
Puedo no tener el nivel de estudios que se me exige pero eso no me descalifica como persona. No será hoy, ni mañana ni pasado pero llegará un día que yo alcanzaré y cumpliré mis metas. Y que el mundo ponga el grito en el cielo con sus condenados perfiles perfectos y estereotipos que sólo provocan complejos en la gente que no da la talla, según su criterio absurdamente clasista. No voy a vivir de rodillas mostrando sumisión a un don nadie que priva de la libertad a su pueblo. Esto último ha sido un arrebato, soy apolítica, la odio pues sólo es corrupción disfrazada con otro nombre.

¿Distracciones? Muchas, sobre todo cuando se trata de hincar los codos. Sin ir más lejos, está mañana estaba empollando Carlos V y Felipe II, dos que tiendo a confundir con facilidad pero ha llegado un momento en que estaba tan sumamente hastiada de su patética parafernalia que se me cerraban los ojos así que he optado por cambiar de asignatura y de paso, bajar al "chino" a por un paquete de filipinos (la época de exámenes nunca hizo amistad con la Señorita Dietas) y tocaba Inglés. Lectura de Crepúsculo/Twilight -saga que me empezó a enganchar en mis tiempos mozos antes de que saltara al estrellato y que por obstinación me obligué a terminar, fue un alivio ponerle fin y un despilfarro de dinero por semejante bazofia de libros- es un trabajo optativo que cuenta 1 punto más en la nota final y que sin duda, voy a necesitar así que me trago las náuseas y doy gracias a los dioses de todavía conservar algo de buena memoria y acordarme de la historia en español incluyendo frases y diálogos completos -el primero fue el que me enganchó y me encantó, luego le perdí el fuste- pues supone una grandísima ayuda a la hora de leerlo en inglés ya que es un galimatías de mucho cuidado. Sobre todo cuando uno no está acostumbrado a leer libros en otro idioma. Y encima tiene brotes disléxicos y ataques de memoria modo olvidadizo/amnésico. Todo producto de la ansiedad y el estrés. ¡¡Aaaaay!! Y esta tarde, he encontrado un nuevo blog sobre excursiones a lugares abandonados..¡¡me encanta!! Además salen muchos sitios interesantes de Murcia y Alicante, lugares a los que me tendré que llevar a mi Pichón a base de ruegos, súplicas y promesas que no tengo intención alguna de cumplir.

Oye..¿y a quién se supone que estoy hablando o en todo caso, escribiendo? Porque acabo de caer en la cuenta que escribo refiriéndome a un público...¿invisible? ¿inexistente?

¿Sabes una cosa? Que me es indiferente. Escribo para mí, para mi alma, mi conciencia. Los demás son sólo visitantes casuales, trotamundos de paso que han ido a toparse conmigo...de forma indirecta. Da igual. Sed bienvenidos.

PD. Ya decía yo que un ratón de "los chinos" no podía ser tan eficiente. 5 días tiene y ya está dando problemas la ruedecilla. Eso sí, funciona a la perfección con la almohadilla cosa que con el de Logitech no ocurría, que tenía que utilizar un trozo de folio y la lámpara como pisapapeles para que no se moviese.

martes, 14 de mayo de 2013

Only words.


No suelo pecar de memoria de pez, aunque últimamente parezca que me haya dado un golpe en la cabeza y aún no este en mis cabales. No obstante, de siempre he tenido costumbre de relacionar palabras, rostros, objetos, cualquier cosa trivial con hechos. Con el fin de que si algún día me olvidaba de los recuerdos, tener a mano una analogía para poder apoyarme en ella y aclarar las lagunas que tuviese.


Cualquier palabra tiene guardada una historia diferente en su interior. Las personas las usamos para expresarnos pero también para recordar, para sentir. Las dotamos de otros significados por las emociones que nos embargan en todo momento. Hay retazos de conversaciones, frases, diálogos, estribillos de canciones que se impregnan en nosotros quedando grabadas tan profundamente que nadie te las podrá arrebatar.

Por ejemplo.

Diciembre. todocaballoscom. Galería. Contactos. Dibujo. MSN. Chica. 13 años. Islas Baleares. Mallorca. Ariana. Pequeña Saltamontes. Vecino. 14 años. JJ. Juanjo. Mi amor. No me llames así. Metamorfosis. Eminem. Arma Blanca. SFDK. Tote King. Revolución. ¿Qué me ocurre?. 28. Mi cumple. 15 años. Fiesta Sorpresa. Sirvent. Peluche de Mickey Mouse. Tortitas. Las 5 de siempre. Peleada con Nedy. Me dijo que me quería...así que, tengo novio. Nike. Adidas. Marca "El Niño". Adam Saunders. Chris Brown. Yeah!. Parkour. ¡Olé, Jhoná!. Dragón tribal. Éste será mi primer tatuaje. Tus ojos son míos. Mi niña. Osito. Tu osito. Piercing infectado en el labio. Ya han intentado darme un beso y no aguanto el dolor, lo tengo super hinchado. 2w. Mi ex, Laura. Sé lo que es ser pijo y no por gusto. Macarra. Rapero. Graffiti. ¿Y si ese es mi mundo?. Rap. Tuning. Vacilona. Haze. Aros grandes plateados. Quiero ser como ellos. Zafiro. Zafi. Caballo negro. Caballo loco. Husky. Se llama como tú...Rosa. ¡Mi novio le ha puesto a su perrita mi nombre!. Está zumbado pero lo amo. Quiero ir a verle. Me tengo que escapar de casa. No me van a dejar ir en la vida. ¡¡Me tenéis super protegida!!. Mis padres son sobreprotectores. He de ir a verle no puedo soportar más esta ausencia. ¿Dónde está?. ¿Tienes móvil?No. 650. Móvil - ladrillo blanco. No tengo fotos mías en el ordenador. ¿Cómo puedes enamorarte de alguien que no has visto?. Lo eres todo, vida. No lo parece. 7 enero. ¡¡Ari, habla con él!!. Postal azul con un dibujo de un delfín: me gusta como eres y punto. No aparece. Él es muy independiente. La grandísima puta de su ex. Odio a su ex Ari. Ella a ti también y yo a ella también. Esto es un puto círculo vicioso. Distancia. Planes de Futuro. Juntos. Te abrazaré tan fuerte que seremos uno. TE AMO. ¿Quieres ser mi novia? Sí. Si de verdad te quiere debe salir de él mismo ir a verte, no pedírselo tú. Las relaciones a distancia son chiquilladas, tomaduras de pelo y nunca funcionan. Despedida. Madrid. Has cambiado. Borracho. Peleas. Terra Chat. Ya no estás. No puedo seguir así. Cuernos. Corazón roto. Lloro todas las noches hasta quedarme dormida. Es un dolor inaguantable, me han roto en miles de pedazos. Será cabrón. Accidente de tráfico. A la moto no le funcionaban los frenos. Mi hermano ha muerto. ¿Tenías otro hermano? Nunca te lo dije pero sí, hermanastro más bien. Tengo que encontrar la manera de verle, Ari, me necesita. Cámping con amigos. ¡¿Que la puta de Laura está en Madrid?!. Anillos de oro. ¿Le has devuelto la hostia?. Ya no te reconozco. Laura intentó meterse varias veces en mi tienda pero yo me cerré en banda, yo sólo te quiero a ti y mientras todos dormían no dejé ni un minuto de pensar en ti imaginándote a mi lado. Amigos cabrones. A Dani le gusta Ari pero ella lo ha rechazado. ¡¡Ari!! Deberías darle una oportunidad, está cañón!!. Sí, pero no me gusta, yo quiero a Dani. Arg. Break dance. 2ww6. Alberto. Arí, no vayas a decir nada tía. Hermano cabrón hace su aparición en escena. Esto es de locos. Alberto, no escuches conversaciones detrás de la puerta, quieres?. Mi hermano mayor tiene una parabólica más grande que la de Canal +. ¡¡Voy a tener una hermanita!!. Mi madre me dijo que eligiera un nombre..y elegí el tuyo. Osea, que tiene una husky que se llama Rosa/2w y una hermana que se llama Rosa María, sí, y también lleva mi primer apellido...es que nos coinciden. También tenemos dos hermanos que se llaman iguales, casualidades. Hemos roto. Hemos vuelto. Lo voy a rajar de arriba a abajo. Tm. también qué? eh? que también qué? tm es también no? pues no es..te amo, aaaaah. ¿Volvemos?No. Tuve un accidente de moto y estuve en coma. Y me desperté gracias a ti pero no quiero volver, no te merezco. ¿Qué raza de caballo es tu favorita? El frisón. Fiestas en el pueblo. Tiene un culo que mmmm. Iba montado en Zafi y su hermana en el frisón. Volvíamos de la feria y hacía frío y en vez de dejarme su sudadera, me mojó con un botellín de agua ¬¬. Cuernos. ¿Jona, estas de broma verdad? No, lo siento. No puedo seguir así, me esta matando. Cambio radical. ¿Qué te ha pasado? No eres tú. Dime qué te pasa. Vete a la mierda. ¿Sabes qué? Ojalá te hubieras ido tú en vez de tu hermano!! TE ODIO!!. Se intentó cortar las venas. Ari, estoy rota, me quiero morir. No quiero que se muera, por favor, que se recupere, por favor. Fotolog. Alberto, te juro que si tu hermano sale adelante yo me voy de su vida para siempre, lo siento tanto. Trato. Desde que su hermano volvió empezaron los problemas. Yo ya no soy, han pasado muchas cosas, necesito espacio, tiempo, necesito irme, no quería perderlo y lo perdí y ahora estoy totalmente vacía por dentro. Le odio pero le quiero. Nano, te amo. Vuelve, por favor.


Y este galimatías sin sentido aparente...es una historia. Una de las grandes memorias que ocupan un lugar privilegiado en el tapiz de mi vida. Un testimonio de la revolución del amor, de la rebeldía que te impulsa a buscarte a ti mismo en esas edades tan truculentas, del veneno letal que es el odio, la desconfianza y los celos. De la doble máscara que es la amistad, de los enemigos que florecieron en el camino como setas. Sentir la complejidad de la tristeza y la llamada de la desesperación, hundirte de pura impotencia y sobre todo, lanzarte de cabeza a la aventura, a una piscina vacía por ser el adolescente inconsciente que niegas ser pero que en verdad, eres.

jueves, 9 de mayo de 2013

Hay bolas de papel que deberían considerarlas origami.


Hoy mientras paseaba a mi lucerico, he visto un avión volando más bajo de lo normal y me he quedado atónita observándolo. Sí, imaginaros metro ochenta y cinco de tía con el rostro mirando hacia arriba con cara de "¡¡oh dios un avión!! :D:D que boniiiito!!". Y lo cierto es que me ha llamado mucho la atención, nunca he montado en uno ni tampoco he estado en un aeropuerto ni de cerca, siempre los he visto a distancia o en la televisión. Lo que es bastante triste que en mis 22 años de vida este tipo de cosas no hayan cambiado. No es que no me guste viajar, al contrario pero es que no tengo un sueldo ni fijo ni temporal, todo se reduce al de estudiante y nunca ha sido lo suficiente para permitirme un viaje. Tampoco es que haya tenido o tenga amigos extrovertidos, dispuestos a hacer puenting a la primera oportunidad que se les presente, no sé si me entendéis, a lo que me refiero en líneas muy generales es que, por el momento, no conozco almas aventureras.

Se me ha olvidado completamente por qué iba a escribir esta entrada así que improvisaré hasta que me acuerde. Ah! algo que odio: tener memoria a corto plazo. Nunca ha sido así pero últimamente, por alguna desconocida razón, estoy demasiado dispersa para mi gusto. A ver, siempre he sido el colmo de lo despistado pero no sé, esto se pasa de largo, ¡¡es como si tuviera amnesia!!. Muchos lo achacan al estrés, yo confío en que sea por eso. Y en que se me pase más pronto que tarde, tengo exámenes, globales, no es precisamente el momento para que mi mente este en modo OFF. Esa tuerta de Ojós (un pueblo de Murcia), 1600 habitantes y tuve que ir a dar con ella en una iglesia con extrañas representaciones religiosas un tanto demoníacas ¡¡por todos los cielos había un jesucristo que parecía salido de the walking dead!!.
Aclaración: No tengo nada en contra de ellos, sólo que cada vez que me mira uno es como si mi mundo, ya de por sí patas arriba, le diera por ponerse tan jodidamente del revés que acaba más deforme que un trozo de plastilina.

Estas semanas cruzan mil pensamientos por mi desvalida mente y sin embargo, ahora me tengo que esforzar por recordarlos. Seguro que cuando me vaya a dormir no tendré problema alguno, volverán todos en avalancha, como de costumbre. Cuando uno quiere descansar entonces es cuando sus neuronas se activan como si se hubiesen empinado el bote de café y cuando uno las necesita el resto del día entonces no las encuentra. Qué bien. Agradable panorama, nótese la ironía.
Veamos el repertorio: por un lado tenemos que muy de vez en cuando (¡¡gracias a los dioses!!) me acuerdo de la inútil de Madrid, incluso me permito durante un mili segundo echarla de menos para luego casi de inmediato acordarme de lo que ocurrió e ir a por la pala y la montaña de estiércol y esparcir generosamente por encima del recuerdo. Soy una chica de impulsos, arranques y cambios bruscos de humor así que la semana pasada o la anterior, me tocaba sentir la nostalgia. Echaba en falta todo y nada a partes iguales. Porque era un todo aparentemente pero la realidad era la nada, sólo que yo no supe de ese pequeño pero fundamental detalle hasta que me estrellé pero no os preocupéis, funciono así. Brevemente, tendía a reflexionar sobre el valor del tiempo, las idas y venidas de las personas, las estupideces que por fortuna no hice y las que hice y pude haber evitado, los momentos que tuve que haber disfrutado, los que disfruté y los que no viví por estar enjaulada en mi cárcel interior. Personas a las que jamás tenía que haber abierto las puertas de mi corazón, confiar o hablar. Las que conocí a medias, de vista, las que aparentaban una cosa y luego eran otra, los que me fallaron, rechazaron, con los que me peleé, los que odié desde el primer momento y los que termine por hacerlo, con los que trabé una gran amistad, con los que dicha relación se acabó rompiendo....y estoy hablando de mi primer bachillerato.
Lo cierto es que ese curso, lo mires por donde lo mires, empezó genial y acabó descarrilándose, para no variar la dichosa costumbre. Era una ilusión, una apariencia, una obra de..teatro. Y no, tampoco fui consciente de ello a tiempo. Por mucho que me esfuerce por odiar a las personas, interiormente mantengo una férrea esperanza de encontrar mi lugar y por esa misma razón, acabo llevándome las decepciones de siempre. Ouroboro. Estoy hasta por tatuármelo porque, la verdad, es otro reflejo más de mi esencia.

De ese "magnífico" año, guardo algunas espinas de carácter..especial. No suelo enamorarme, es más no creo en el amor y sólo oír la palabra me provoca malestar, mi tendencia es encapricharme como si se tratase de un chándal de Adidas (sí, mi prenda es el chándal, no practico deporte alguno aunque no es porque no quiera, no soy cani ni garrula ni lesbiana ni gansgta ni rapera -guardo buenos recuerdos de ésa época que ahora no recuerdo pero sé que los tengo por algún lado- ni lo que quiera que se os pase por la cabeza, soy dentro de mi rareza, normal). No soy una caprichosa materialista pero en cuanto a genero masculino se refiere, en fin, los odio pero la atracción sigue latente... y el repudio es una parte importante del proceso, cabe decir, que soy yo la que lo recibe de ahí a que les tenga totalmente aborrecidos y muestre abiertamente una aversión acérrima. ¡¡Soy una rencorosa fuertemente resentida y motivos me sobran!!
Al encapricharme nunca consigo lo que deseo lo cual, en el fondo, me favorece en muchas ocasiones ya que las personas son más falsas que un billete de 300€  y en otras, bueno eran favorecedoras para mí pero a algún tocapelotas de por ahí arriba no le debo caer en gracia.
Por tanto, queda contrastado que lo mío no es sentir mariposas en el estómago ni dibujar corazones en cualquier superficie. Tampoco concuerda con mi personalidad, demasiados demonios para poder sentir algo empalagoso y dañino como el que más.  Ahora que hago un rápido recuento y creedme que la lista se podría resumir en un post-it, lo cierto es que desde que florecieron mis hormonas allá por los 13 años, sólo me he enamorado...una vez. Y tuve suficiente. Sabéis de quién se trata si habéis leído otras entradas, el amor de mi vida, el primero, ése que dicen y afirman y yo les doy la razón de que jamás se olvida.

Pero algo ocurrió en esa clase, con cierto individuo,sé que los que habéis leído la entrada hace unos días os tendré confundidos, no, lo siguiente pero cometí un fallo descomunal y es que ya no puedo ni fiarme de mi propia cabeza. No estaba enamorada de él, sólo era otro caprichito, en esta ocasión, obstinado. Por alguna razón que todavía no me explico y que ni siquiera me voy a molestar en averiguar, creí que era mucho más de lo que se veía a simple vista cuando era muchísimo menos de lo que en realidad es. Y caí en la cuenta ayer, en mi habitual paseo nocturno cuando iba en las nubes y la verdad me caló de lleno, una certeza absoluta que hizo que me sintiera liberada de un peso invisible pero realmente molesto pues me hacía vulnerable de cara a mis antiguos compañeros de pupitre.

Sinceramente, en algún momento de mi existencia, perdí la capacidad de amar, de sentir el afecto que recibo de otras personas, el tacto de una caricia me convierte en piedra, me incomoda si bien he intentado cambiar y ¡¡ahora doy abrazos de oso!! no obstante por mucho que me esfuerce ...sigo sin notar nada, es como cuando saludas cordialmente con dos besos a algún conocido/extraño, lo haces por educación pero realmente te es indiferente. En mi caso, en vez de repartir besos, reparto abrazos bestias que le crujirán a más de uno las vértebras y según qué tipo de gente les revuelvo el pelo como si fuera un perro melenas pero no es más que mi forma de proyectar aprecio. Sin embargo, he aprendido a demostrar el cariño con pequeños detalles y lo debo de estar haciendo bien porque ya voy percibiendo los sentimientos que otros profesan hacia mí. Lo que supone un avance al advertir que viejas heridas se van curando conforme evoluciono.
Eso con las personas, caso contrario ocurre con los animales, con ellos sí que parezco un oso amoroso por la sencilla razón que jamás me hirieron. Aparte poseen un corazón tan noble que ningún humano podrá igualar nunca.

Y como punto final, creo que he dado con la razón por la que estoy escribiendo a las 4 de la madrugada y es por desahogo. No todos poseemos un pensador como Dumbledore. Así que necesito escribir, evadirme, desatando recuerdos, historias insignificantes o importantes, tonterías que me crucen sin ton ni son. En definitiva, despejar la mente, barrer el polvo y dejar que todo fluya porque vaya vertedero de emociones que estoy hecha. 

sábado, 4 de mayo de 2013

Papeles Dispersos.



Ella no era como las demás. Siempre lo supo, aunque le costó años aceptarlo. Vagaba de un lado a otro con el rechazo escrito en la frente, por alguna desconocida razón, todos la rehuían, se burlaban y echaban de su lado como si tuviera alguna enfermedad altamente desagradable y contagiosa. Todas las mañanas, antes de traspasar el umbral de la puerta del colegio, su mamá le susurraba el mismo cántico: "Tú vales muchísimo, no dejes que nadie te pisotee". No la pisoteaban, era más divertido ponerle la zancadilla en la escalera, en cualquier lado deseando fervientemente que la ballena se pegara un trompazo y se dejara los dientes, la golpeaban con el balón en gimnasia, asignatura que ella temía por sus carencias físicas, materia que llegó a odiar por la estúpida norma de cambiarse de la ropa "formal" al chándal reglamentario en los vestuarios como ganado sin ofrecer intimidad alguna donde no tener que enseñarle los michelines a nadie como parte del espectáculo de feria de turno, tan sólo unas duchas individuales que se rifaban o tomaban en su posesión el grupo de populares imbéciles.

Era muy inocente para su edad y de lo buena que era pecaba de tonta. Todo el mundo podía pasarse con ella, que te puede asegurar que los encargados de poner orden en esa cárcel ni se inmutaban lo más mínimo...bueno sí, cuando les daba por hacer algo lo mejor era echarle la culpa a ella acusándola de inútil. No sabe qué ganaban con eso ni cómo pasaron las oposiciones semejantes inútiles.
El tiempo fluyó lento pero fugaz y ella terminó por convertirse en un vertedero putrefacto a rebosar de sentimientos tan malignos que podrían corromper hasta al más imperturbable estoico. Pero aprendió a nadar en la mierda más densa, a contracorriente y procurando mantener la cabeza alta para evitar ahogarse en esa masa tan jodidamente compacta que de seguro si bajaba la guardia un segundo y se clavaba un poco más, de manifiesto queda que no estaría contando aquí su historia.

No encontraba su lugar pero tampoco encontraba cobijo en la música. Conocía los sonidos de las gaitas, de su Hevia, de cuando su hermano le ponía "Tierra de Nadie" y ya podía estar en cualquier sitio, haciendo cualquier cosa que se sumergía de inmediato a otro universo. Un espacio entre dos mundos que le daba toquecitos en el alma para que despertase y fluyera como pez en el agua. Su esencia no despertó de su letargo, yacía en la semi inconsciencia sin fuerzas para alzar el vuelo, para defender lo que es suyo, sin ganas de vivir. Su motor de vida, en algún punto, perdió el equilibrio, tropezó, cayó y se resignó a la existencia de rodillas. Era sumisa, lloraba cuando le alzaban la voz, odiaba las broncas y la violencia y rompían un cachito de su corazón con cada palabra hiriente que salía de la bocaza de alguno de sus seres queridos. Intentaba obedecer pero dilapidaron toda confianza que alguna vez tuvo y ésa carencia la hacía más vulnerable si cabía, insegura y torpe. Inútil. Esa endemoniada palabra aún se sostenía encima de su cabeza, palabras de reproche, de vergüenza que tragaba sin rechistar mientras sus entrañas las transformaban en algo que años más tarde le costaría su salud controlar.