viernes, 2 de agosto de 2013

Lo que da de sí la famosa corona del burger.

Nunca me han gustado las cosas ácidas, menos las personas dotadas de estas características.
Asco de apariencias, el próximo que vaya de santo conmigo, le corto los limones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario