domingo, 11 de agosto de 2013

Si no me deja enrollarme cual persiana, no merece la pena.


Antes, no sabía qué hacer con tanto clavo oxidado en mi existencia y hoy, he decidido darles un uso. Fundaré mi propio imperio de clavos "reveníos". Empezaré construyendo un chalet con jardín y piscina para luego ir subiendo en la escala de pobres estudiantes en paro que se hicieron millonarios atesorando clavos...
                                                                                                                       Vayámonos, pues, a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario