lunes, 21 de octubre de 2013

La energía de los elementos.


Demasiada compatibilidad lo dejan a uno abrumado, extrañado pero feliz. No obstante, también atormentado pues esa demasía es la que desemboca es incompatibilidad. Y encontrar el punto exacto, el equilibrio armonioso entre dos seres de espíritu indómito supone la ardua faena de medir las fuerzas del fuego y hielo en una balanza, ambos totalmente distintos pero sorprendentemente compensados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario