lunes, 23 de diciembre de 2013

Mefistófeles.


Sí que se le daban bien las armas de fuego. 
Le gustaba la caza, era depredador y jamás consentía ser la presa de nadie, muchos dirían que ésto es una cualidad que a cualquiera le gustaría poseer pero no lo es, en absoluto.
Él ataca, derriba y mata.

Asesina almas dormidas, floreciendo, vivas a medias o despampanantes.
Da lo mismo qué tipo de luz irradies, él tiene que destacar por encima de todos aunque sea arrasando todo lo que le encuentre a su paso.
No le vi venir, no supe apreciar con suficiente rapidez y eficacia los detalles que se escondían detrás de la burda apariencia y para una observadora audaz como soy...más vale que vaya pensando en jubilarme. 
En todo caso, solo le bastó un certero disparo para arrancarme lo único que me mantenía en pie.
Tú.
Tú que proclamas a los cielos algo que no eres, dime ¿para qué fin coleccionar almas ajenas?
Como el cazador que se monta una exposición de cadáveres disecados a modo de trofeos, regocijándose en su arrogancia y falsa osadía. 
Pones todo tu empeño en romper la balanza, inclinarla hacia ti, inventar un ciclo en el que, el mundo gire a tu alrededor como si fueras un nuevo planeta descubierto, uno que no alberga vida sino delirios de grandeza por doquier. 
A tus pies, un revoltijo de almas huérfanas y desmadejadas. 
Dime, ¿qué ganas?
¿Alimentar tu ego hasta que se convierta en tu satélite?
Te crees con demasiados derechos y tienes más leyes que una dictadura.
¿Quién cojones piensas que eres para herir a quien te venga en gana?
De la noche a la mañana, deprecias con una total naturalidad que das pie a pensar que es tu juego favorito, tu campo....y tu vocación.

Hace tiempo, no recuerdo dónde, leí que no había que fiarse ni de nuestra sombra pues Lucifer también fue, en su día, un ángel. 
A mis ojos, eres un vástago más del fuego que te ahoga, te encadena y te consume.
Heredero del mal que habita en cada uno, de las tinieblas que no dejan paso a ningún destello salvo el que brilla en la mirada de quien conoce de dónde y de qué es preso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario