miércoles, 21 de mayo de 2014

Quiero vivir en un bosque.

Lo más parecido que hay por los alrededores a los aullidos de los lobos, son la algarabía de los gallos que, si tuviéramos que depender de ellos para levantarnos todas las mañanas, sufriríamos un trastorno de sueño grave. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario