sábado, 29 de noviembre de 2014

La trola del famoso hilo rojo.

¿Quieres saber una cosa?
No le hables mucho a quien no te dice nada,
no te preocupes por alguien a quien no le importas,
no vayas detrás como perro faldero a quien te ha dado la espalda,
no le des explicaciones a quien te lo exija,
olvida a quien cogió un día la puerta y se largó,
deja ir a quien no quiere quedarse.
Son lecciones que llevo escuchando tiempo,
son consejos que ahora llevo a cabo.
No entiendo el por qué de los cambios,
me exasperé buscando,
encontré la solución delante de las narices
y lo peor es que estaba allí todo este tiempo.
Pasa de largo.
No hay lazos invisibles que valgan la pena ni lazos eternos.
¿Qué más da? Al final, todo se rompe, todo ciclo finaliza y
comienza uno nuevo, así es cómo evalúo la vida.
Te extraño pero guardo la esperanza de que otros u otro ocupará tu lugar,
no me guardes rencor, ya lo hago yo, es rutina.
Gracias por olvidarme, serás un recuerdo bonito enterrado bajo llave.
Ah! y no vuelvas, no estaré cuando me necesites.
Que los cielos te amparen.
Námaste.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario