lunes, 26 de enero de 2015

Realmente jodida.

Dudo que alguien pueda entender la complejidad que rodea toda la trama en la que estoy envuelta. Mas tampoco aseguro que sea capaz de explicarlo con claridad cuando me siento tan vulnerable y exhausta para intentar ponerle algún vocablo a lo que estoy sintiendo.
Lejos de pecar de egocentrismo,  hablo para mí misma deseando encontrar alguna forma de aliviar ésta amargura, el dolor que me hiere cada día al observar mi fracaso, mi tan temerario estado de pusilánime como si nada fuera conmigo cuando, en realidad, se me viene todo encima con la fuerza de un ciclón. Y yo aquí varada sin hacer nada, observando embobada cómo se acumula, crece, coge forma, rompe y se desata...y no soy siquiera capaz de liberarme ni del más nimio de los lastres.
Miro sin ver a través de una burbuja de jabón, pasó mis días perdiendo el tiempo con la mente rebosante de tantos residuos que no sólo me trastorna el sueño sino que ya no vivo los días. Para mí son horas muertas porque lo que respira en mí está igual de muerto.
Un familiar, tan cercano como querido, me dijo no hace mucho que debería morir para volver a nacer y así poder cambiar. Lo soltó con su habitual desprecio e insolencia pero me hizo reflexionar y es que él vive en la ignorancia respecto a mi persona, sólo sabe lo que ve y lo que ve lo sabemos todos ya que ninguno está ciego y no es algo que se pueda camuflar.
No va desencaminado, estoy cerca de darle la razón y es que jamás me he sentido tan carente de toda virtud y tan avara de defectos. Desconozco cómo puedo realizar un cambio de tales dimensiones si para empezar, me tendrían que dar otro cerebro y desechar el mío por fraude.
Nunca me he sentido tan sumamente decaída como hasta ahora, ésto sí es ir a la deriva y no lo que describía hace unos años...¡¡es desesperante observar impotente el poder que ejerce tu mente sobre ti y cómo eres incapaz de escapar de las artimañas de tu propia invención!! Sin contar con que temo estar perdiendo la cabeza y que, al final, termine citándome con un psiquiatra y tomando antipsicóticos.
Me diagnosticaron depresión a través de unos síntomas que sufría desde hace años y que achacaba a un posible trastorno de ansiedad y desde entonces no sólo sufro crisis con frecuencia sino que está perjudicando seriamente mi vida. He experimentado pequeñas mejoras como el miedo a salir a la calle pero cada dos pasos hacia adelante, doy diez para atrás.
Soy introvertida en grandes dosis, de hecho, se me puede confundir con un ermitaño y desconfío hasta de mi sombra. No siento la más mínima seguridad en mí misma y me acompaña la irritante sensación de que, en cualquier momento, me comen viva y sería incapaz de defenderme.
No hablo con nadie de mis problemas porque siento que no me entienden, me toman por loca ególatra o peor, me tienen lástima. Evito socializar porque me condicionan tantos factores que temo causar tan mala impresión que me acaben dando la espalda nada más pronunciar dos frases...y no sería la primera vez que ocurre, desde luego, mis temores no son infundados, hay una cantidad cuantiosa de experiencia detrás de ellos.
En definitiva, he tocado fondo y ésta vez me he hundido tanto que me ahogo sólo de pensar en cómo arreglarlo. Sí, no sólo he perdido mi identidad sino que encima el tiempo no espera, no se detiene y hay oportunidades que no se repiten. Y yo llevo tanta desventaja que dudo seriamente que alguna vez llegue a estar a la altura de mis expectativas y de mis años.

1 comentario:

  1. Si te dijera q lo q describes y como te sientes, desde la primnera hasta la última letra, es como yo me siento desde hace cuatro años.... Desde q mi hija Belén falleció no levanto cabeza, si me dejo, me hundo, y es tanto lo acumulado, q con la mejor de las intenciones, quiero llevar una vida ordenada, normal..., como el resto de humanos, sobre todo, porque tengo otra hija de doce años, q además de quererla con locura, deseo que sea feliz, e intento no dejarme morir, aunq ....sentada y sin hacer nada estoy dejando la vida pasar, muerta en vida, se me va amontonando todo, lo fisico y todo mi dolor interior....tuve pánico a salir a la calle, a relacionarme, a hablar con la gente.....y creo q llegaste a conocerme...me encantaban las personas, hablar con todo el mundo... Ahora, mi vida ha cambiado, y tengo la sensación de q para volver a ser la misma debería volver a nacer....porque se me agolpan las cosas, lo mínimo es enorme para mí, me acojono y me bloqueo.... Te entiendo tanto nena...."leerte" es autobiográfico. Me llega tan profundo, lo expresas tal y como yo lo siento, y a mi me es difícil expresar últimamente, tanto escrito como hablado... Y es q...es tan grande mi dolor q me traspasa las entrañas.... Te mando un abrazo y millones de besos, aun me queda amor aqui dentro, aunq mi alma esté rota, tengo y lo q tengo lo regalo... Cuando me necesites....ya sabes donde estoy princesa!!

    ResponderEliminar