domingo, 28 de junio de 2015

Suicide.

- ¡Vaaaaaaaya! ¿Retándote a drenar todo el agua de tu cuerpo? Deberías ser más previsora, podría venir un guardia forestal y amonestarte por encharcar el suelo como si el mismísimo océano hubiera hecho su entrada triunfal en medio de eeesto...paraje de secano puro, toda una joya si le tienes fobia a la vegetación abundante y el verde no es tu color predilecto.
- Si tan desagradable te resulta freírte los huesos temiendo convertirte en la próxima cena a la brasa de los deprededadores, que esperan un buen plato de despojos podridos para lijarse la dentadura y hacerse una limpieza bucal, enviale un informe a Gaia. Bien puedes solicitar la jubilación, estoy segura que los del Consejo están deseando con fervor que te pires dada tu holgazanería legendaria.
- Uuuhh alguien se ha levantado con la pata izquierda y picaza en mano lista para, ¿cómo decías? ¿rodar cabezas como dientes de ajo?
- Evidentemente, dada la despreocupación que destilas, alguien debería ponerse manos a la obra y limpiar un poco el polvo del portal, ¿no?
- A ti te dejan y no basta con desbrozar las matas de malas hierbas que te estorban, sino que los equipos de limpieza no darían a basto con el reguero holocáustico de cadáveres dejados a tu paso por tu irrefrenable sed justiciera.
- Estarás de acuerdo que le estaría haciendo un favor al planeta y encima, gratis.
- Si estuviéramos en la Edad Media quizá te lo aprobarían pero, no en éste execrable siglo dónde estáis más presos que nunca.
- Dejemos el tema. ¿A qué se debe tu inoportuna e inusual visita?
- Muy bien. Últimamente, te he notado con tanto afán de guerra, sangre y caos que decidí acercarme para observar qué nueva neurona se te había revolucionado al más estido Che Guevara.
- ¿Y? ¿Satisfecho con tu búsqueda?
- Confuso, escéptico. Siempre has sido tan cambiante que es díficil saber qué jolgorio llevas tan adentro que provoca esos cambios tan bruscos, impredecibles....e incluso peligrosos, en determinadas circunstancias.
- ¿Psicoanalizando? ¿Desde cuándo han cambiado la normativa? Elegiste el oficio precisamente por la simplicidad de las tareas encomendadas.
- No es sólo vuestro mundo el que está girando a una velocidad que invita al desastre perpetuo. Hace un millar de lunas te comenté que el tiempo es la representación de la relatividad y a día de hoy, por mucho que tus científicos se autoproclamen dioses por desentrañar los enigmas que genera el Universo...siguen estando a millones de años luz de dar con la joya de la corona.
- Y me has visto aquí sentada, perdida en mis cavilaciones en un monte de árboles sin gracia y mosquitos que harían las delicias de los hijos de la noche y, te has propuesto soltarme la diatriba filosófica ¿porque sentías la necesidad de incordiar o de que alguien te hiciera un mínimo de caso?
- ¡Rosenwyn Eideann! Puedes mostrarte tan arisca y esquiva como desees pero no te permito que tomes a la ligera o te parezca divertido mi presencia. ¡¡Sabes perfectamente quién soy y a qué me dedico!! La gran mayoría se echaría a temblar incluso de la conmoción podrían darle un infarto y no tendría ni que abrir la boca para soltar un testamento, explicándoles por qué su reloj biológico reventó y por ende, estoy enfrente de ellos listo para cobrar el precio que os supone vivir.
Tú no has cruzado 50 km de pedregales, cuestas tan verticales que no sé cómo has podido impulsarte para seguir subiendo si tus conocimientos de escalada son inexistentes, cruzado estrechos pasadizos de rocas conociendo tu claustrofobia. Por no mencionar que, precisamente, para ti los despertadores son el invento del Anticristo, levantar la cabeza a las 6.30 de la mañana para irte de "senderismo" y terminar en un lugar donde ni las cabras frecuentan por no poseer brizna alguna de vida. Tierra, pedruscos, algunos árboles desperdigados, totalmente huecos y en pie, probablemente por la erosión para darle un toque artístico. Podría apostar las vértebras a que en el desierto de Atacama se respira el doble de vida que en eeeeste agreste y desolador lugar donde el bueno de Jesús perdió el alpargate y no sé cómo no, la cordura. Así pues, no me vengas colgándote la aureola asegurando un reportaje fotográfico porque con 40º grados a la sombra dudo que no se le haya prendido fuego a la cámara aún...si es que la llevas encima, realmente.
- ¿Tengo que aplaudirte por tal despliegue de observaciones? Lo que esté haciendo aquí no es de tu incumbencia, si eso cuando finalice lo que me ha traído hasta aquí, apareces otra vez por arte de magia y me sigues soltando la milonga.
- De residuos tóxicos está impregnado el mundo, como si un cargamento de fuel se hubiera zampado al planeta, devorándolo. El vertedero más letal no se lo llevan los productos químicos, lo hacen individuos tan malévolos, tan fanáticos que son la verdadera epidemia que enferma la orbe, lacras que se multiplican día tras día con la única intención de proclamarse amo y señor del imperio que rige vuestro mundo.
- ¿Piensas que formo parte de los X-Men? Los peces gordos de las principales pirámides son los que pueden mover ficha y de hecho, la mueven pero no a favor de los derechos humanos y ni hablar de lo demás. Están tan gordos que no pueden mirarse ni el ombligo y necesitan ayuda para atarse los cordones de los zapatos, están tan sumamente cegatos que sólo recuperan la vista (y el oído) cuando la codicia habla por ellos. Son absurdamente ególatras, siempre con un mensajero y un radar para captar cuando uno de sus vecinos consigue algo, él envidioso como el que más empieza a gritar mandatos y exigencias desde su sillón acolchado de piel y diamantes incrustados para conseguir lo mejor del mercado antes que nadie. Soberbia es su nombre, apellidos y número de indentificación. ¿Gula? Faltaría más, está más de medio mundo muriéndose de hambre pero él se la sopla, es un aplasta hormigas. ¿Lujuria? El bastardo tendrá que matarse a pajas...aaahh nooo!! que muchos compran mujeres como si hubiera un supermercado especializado para tener una cada día del año o dos o tres o las que le venga en gana. Con todo esto, ¿qué conseguimos?, ¿recordar la maravilla terrenal donde subsistimos?
- No.
Pretendo que, efectivamente, recuerdes par...
- No me he ido al culo del mundo para recordar mierdas que le dan ganas a uno de colgarse.
- Pero sí te has ido para hacer salto de acantilado sin arnés y ¡¡upps!! sin agua. Ahí, ahí, que corra la adrenalina en caída libre para terminar espachurrado en otro montón de rocas. Hacerle trabajar al forense y al equipo de rescate para recoger tus restos e identificar el cuerpo masacrado antes de que el sol apriete y descomponga más los tejidos y las moscas reúnan a su séquito para darse el fiestón del año y de paso, utilizarte de paritorio. ¡Me muero de la diversión!
- ... No tengo por qué darte explicaciones de mis elecciones.
- Tienes razón, no me vas a decir nada que no sepa. No te he quitado ojo desde que eras una cría y no lo voy a hacer ahora a pesar de tu particular interés por ponerle fin."

jueves, 11 de junio de 2015

Así eras tú.

Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.
Apegada a mis brazos como una enredadera,
las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.
Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.
Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

- Pablo Neruda "Te recuerdo como eras".

lunes, 1 de junio de 2015

¡REACCIONA!


Aprendiendo a desaprender lo aprendido.
Abandono los toboganes, hastiada estoy de montañas rusas descontroladas, vertiginosos carruseles de caída libre con un aterrizaje no menos forzoso, desesperantes norias, viva metáfora del famoso pez que se muerde la cola.
Tengo ganas de columpios para probar mi impulso, llegar más alto por cada empujón, de coches de choque en los que fluya, esquive, colisione, frene, acelere y derrape rehaciendo un circuito a reventar de obstáculos y mortíferas curvas cerradas, redecorándolo en vastos caminos de tierras sin explorar.
Cargar globos de agua de cientos de colores a modo de granadas, disfrutando de una batalla donde cada explosión, herida de guerra chorreante irónicamente recuerde que, el que te aterrice un cubo de agua fría de vez en cuando, no deja de ser una advertencia para que agudices más tu instinto y estés preparado para la siguiente contienda.
Madera, un puñado de tornillos y martillo en mano, un cajón de arena crearé para retornar a una infancia de la cual no me jacté. Jugando, jugando de finísimas partículas los castillos son. Un oasis en una realidad en la que galopo decidida hacia una esquiva y enigmática utopía, recreándose en danzar sobre el filo de dos dimensiones tan dispares como intrínsecas.
De coral, tesoro incalculable para los codiciosos piratas de guante blanco, están confeccionados los sueños ya cumplidos, de ambiciosas metas alcanzadas cuyo reflejo de nácar revela los ríos de sudor y lágrimas que los acompañaron en su viaje.
Así pues, mi sombra ya no hospedará el sendero de los condenados, convictos reducidos a esclavos de su propia paranoia. En su lugar, el contorno de una niña de cabellos revueltos y frigopie sin dedo gordo en una mano mientras en la otra, sostiene un gran globo con forma de alas, colmado de tiritas cuyo único deseo es seguir creciendo hasta atrapar la acreditación de los grandes señores aerostáticos, cesta incluida.
Ella invita, reta, recuerda, sostiene, anima, abraza y ríe junto a un pequeño y bello ángel de cuatro patas, manto de terciopelo y alas peludas cuyas orejitas puntiagudas, rabito a modo de satélite y mirada celestial reaviva lo marchito, espera, susurra y confía tu ascenso.

"Somos ilusiones, sensaciones y emociones". Shé.


A veces, en determinados episodios...das con una canción que no te define pero sí representa lo que eres incapaz de transmitir en palabras. 





"Mi mundo no gira y me cuesta sentir, el sol ya no brilla, no sé a dónde ir. 
Ya no sé decidir mi manera de vivir, y entre suspiros, sola esperaría el fin.
Mi mundo no gira y me cuesta sentir, el sol ya no brilla, no sé a dónde ir. 
Lágrimas me arañan y siento mi alma vacía, voces que me gritan que no existe una salida".