jueves, 29 de septiembre de 2016

Gusanito.



Ésta noche la lluvia se ha dejado caer por aquí y como un rey mago, me ha traído una carta desde aquellos reinos con la promesa de hacérsela llegar a sus remitentes.


'Querida familia,

Os escribo desde un lugar propio de un cuento de hadas, con la intención de aliviar en lo que pueda el llanto de vuestro corazón roto.
Soy consciente de que me marché sin avisar y os pillé con la guardia totalmente baja. Sabía que se acercaba el momento y quise regalaros un atisbo de mi ya pasada jovialidad. No quería que me vierais sufrir pero mi cuerpo no reaccionó como lo había previsto pues ya era un abuelete prácticamente rozando los 100 años y estaba cansado. Había vivido toda una vida como un príncipe, el rey de la casa para mamá y el guardián psicoterapéutico para mis niños. Papá era como la tita Trini antes, no le gustaban los animales pero conseguí ganarme un lugar en su corazón y aprendió a amarme como a uno más de la familia.
Deciros que no me he ido, sé que es difícil de creer teniendo en cuenta que papá ha enterrado mi cuerpecito pero sigo aquí aunque ya no me podáis ver.  Os lo prometo, no me he marchado. Jamás os abandonaría. Somos un clan y os seguiré allá donde vayáis, velando por vosotros como lo hice en mi etapa terrenal.
Conozco la tristeza que os inunda, vuestra mirada vidriosa con los ojos brillantes y enrojecidos. El nudo en la garganta, el peso muerto en el pecho como si os hubieran robado la vida. Las ganas de gritar al universo, desgarrando la voz en un aullido de agonía reclamando explicaciones a quien quiera que esté por allí arriba, el por qué habiendo tanta gentuza e inhumanidad por el mundo tenía que irme yo.
El por qué fui arrebatado en un abrir y cerrar de ojos si yo estaba sano y feliz. Ésa respuesta no la tengo ni creo que nadie la conozca, no os vale lo sé pero tenéis que confiar en mí. En ésta ocasión aún sin estar planeado, mi cuerpo ha batallado como un guerrero dejando a su paso debilidad también causada por la vejez, mis órganos estaban desgastados y mi corazón había acumulado tal cantidad de luchas que sólo quería dormir.
Me habéis hecho el perro más feliz del mundo, de verdad. Ojalá cada animal que hay allí fuera pudiera conocer una familia como la que yo he tenido la fortuna de amar.
Abrid vuestro corazón y dejad a vuestros sentidos danzad en son con vuestra alma, ellos os guiarán hacia a mí. En cada rayo de sol sigiloso entre las cortinas cada mañana, deslumbrando las habitaciones con mi luz por la tarde y cuando cae la noche, la luz de la luna os arropará en mi nombre. Cando ella se esconda, seré la estrella que vosotros elijáis. Y si vislumbráis una mensajera fugaz, ése será mi regalo. Un recordatorio de que sigo vivo en vosotros, en cada uno que me recuerde, en la memoria y en el corazón seguiré latiendo a vuestro lado.
Os esperaré, siempre. Nos volveremos a ver.
Cuidaros que yo seré vuestro guía cuando andéis perdidos y el rumbo no sepáis encontrar. Un abrazo peludo, os quiere, Rocco.'

Ayer un corazón dejó de latir, su vida llegó a su fin. Su familia se sumió en un dolor indescriptible e ininteligible para muchos. Un ángel terrenal cruzó la frontera que separa nuestros mundos y ascendió al reino que le vio nacer. De su moteado lomo le crecieron unas hermosas y magistrales alas, blancas y mullidas como el algodón. Su aura titilaba en tonos dorados y sus huesos envejecidos recuperaron el impulso de la juventud. Corrió, corrió como un cervatillo recién nacido brincando entre las flores silvestres, jugando con un montón de angelitos peludos de cuatro patas o de dos, con plumas, escamas, pico o aletas. Hay tantos pululando por aquellos valles y bosques infinitos, de todas las especies y muchos aún esperan reunirse con su familia humana. Otros cuantos vienen de visita con ellos, finalmente, todos juntos. No es extraño que, de un modo u otro, al final todos se acaben reconociendo mutuamente y se saluden como viejos amigos.
Mi primo orejotas se reunió con mis angelitos y otros amiguetes que fue conociendo a lo largo de su existencia. Le ladra a las ardillas porque cuando sus hermanos de dos patitas eran pequeños les chiflaba unos dibujos animados de Disney Channel cuyo nombre era algo parecido a Chip&Chop. En efecto, trataba de dos hermanos ardillas muy revoltosos y con una risa contagios pero mi primito los aborreció a la quinta vez de su emisión.
También cuida de los gatitos huérfano que echan de menos a su mamá y no se separa de un conejito blanco como la nieve con nombre aristocrático. Creo que se llama Maximiliano. Sigue siendo muy goloso y prueba de ello es el pastel de chocolate, flan y galleta en forma de hueso que le preparó su abuela en su fiesta de bienvenida. Ella estuvo todo éste tiempo cosiendo una elaborada manta inmortalizando todas sus buenas vivencias de su vida perruna para cuando, llegado el momento, nunca se sintiera solo.
Todo esto lo sé de buena tinta porque mi princesa se lo contó a un búho que ronda por mi hogar y ella me lo comunicó mientras dormía.
Descansa en paz, pequeño orejotas. Siempre en nuestro 💖

















miércoles, 28 de septiembre de 2016

Crónicas de un adiós: Sería un crimen olvidarte.

Sigo buscando tu forma en las nubes, intentando entrañar los misterios que guardan las constelaciones, esperando una estrella fugaz porque así sabré que estás bien. Rezándote cada noche antes de acostarme, escudriñando entre los astros, susurrándote el anhelo de mi alma con la fuerza de un titán. 
Dándote las buenas noches aunque ya no tenga modo de besarte ese hermoso y alocado flequillo. 
Repitiendo costumbres, presa de la inercia y la rutina. Hilando los trozos rotos de mi corazón desolado, cosiendo parches, disimulando heridas que no cicatrizarán. 
Llorando, cada vez menos, en la quietud de la madrugada buscando tu calor y encontrando un vacío tan inmenso como escalofriante. 
Mi Xuxie, te extraño.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Marín.

Ojalá pudieras verte a través de los ojos de quienes hieres por tu carácter de mierda.
Ojalá tu corazón reciba en oleadas el sufrimiento de quienes padecen tu agresividad y mala educación.
Ojalá, algún día, el reflejo del espejo muestre la muerte que llevas dentro como carroña.
Ojalá dejara de soñar cual idiota y me adaptara a la jodida realidad.


martes, 20 de septiembre de 2016

Puro teatro.

Dicen por ahí que el fuego es el elemento más vivaz de los cuatro que lo componen. 
Dicen que el invierno mata lentamente, adormece el sentir y lo deja frío, muerto, congelado en la estación.
Dicen que sólo el calor reaviva las cenizas y de ellas, resurgen como inmortales las almas que perecieron en el blanco manto.
Dicen de un hilo rojo legendario, creyentes de una cultura popular se aferran como clavos para que la soledad no les devore.
Dicen presas de la presión social, de lo que llevan amamantando desde chicos que la mitad de cada uno de nosotros se encuentra en alguna parte, a la espera de que aparezcamos en escena. 
Dicen que cuando uno no puede dormir es que está despierto en los sueños de otro. Como si ése otro, egoístamente, no pensase que necesitamos descansar. 
Dicen mucho, razonan más bien poco.
Dicen que expresan su opinión pero se desviven por el visto bueno de gente que ni conocen. Por un 'like' dejan de lado el placer de descubrir y aprender para dar paso a la falsa realidad que inunda las redes. 
Dicen ser sabios y poetas. Científicos y reporteros. Médicos, políticos y consejeros del rey.
Dicen ser pero no son.
Dicen ser libres mas son esclavos de aquellos que aseguran conocer la verdadera esencia de la libertad, una desvirtuada, ajena y creada para manipular y reunir seguidores. 
Dicen, sólo dicen, 
Y por decir, diré que son adictos a la mayor adicción de todas; la mentira



sábado, 10 de septiembre de 2016

Rose Mary Blue.

Inalcanzable.

                                       Mística.


INDÓMITA