martes, 20 de septiembre de 2016

Puro teatro.

Dicen por ahí que el fuego es el elemento más vivaz de los cuatro que lo componen. 
Dicen que el invierno mata lentamente, adormece el sentir y lo deja frío, muerto, congelado en la estación.
Dicen que sólo el calor reaviva las cenizas y de ellas, resurgen como inmortales las almas que perecieron en el blanco manto.
Dicen de un hilo rojo legendario, creyentes de una cultura popular se aferran como clavos para que la soledad no les devore.
Dicen presas de la presión social, de lo que llevan amamantando desde chicos que la mitad de cada uno de nosotros se encuentra en alguna parte, a la espera de que aparezcamos en escena. 
Dicen que cuando uno no puede dormir es que está despierto en los sueños de otro. Como si ése otro, egoístamente, no pensase que necesitamos descansar. 
Dicen mucho, razonan más bien poco.
Dicen que expresan su opinión pero se desviven por el visto bueno de gente que ni conocen. Por un 'like' dejan de lado el placer de descubrir y aprender para dar paso a la falsa realidad que inunda las redes. 
Dicen ser sabios y poetas. Científicos y reporteros. Médicos, políticos y consejeros del rey.
Dicen ser pero no son.
Dicen ser libres mas son esclavos de aquellos que aseguran conocer la verdadera esencia de la libertad, una desvirtuada, ajena y creada para manipular y reunir seguidores. 
Dicen, sólo dicen, 
Y por decir, diré que son adictos a la mayor adicción de todas; la mentira



No hay comentarios:

Publicar un comentario