domingo, 6 de noviembre de 2016

Sin retorno.

No me encontrarán.
No lo harán.
Nunca.
Sólo las palabras y la luna son testigos de mi vuelo.
Ellos marcharán,
pero en vano será.
Para entonces, lejos estaré y mis huellas borraré.
Hablarán y gritarán mi nombre mas sólo el eco les devolverá sus voces.
Silencio es lo que les quedará.
No volveré y en el fondo, saben.
Ellos no son dignos de una indigna cuya dignidad moderna rechaza.
Yo SOY.
Así, sin más.
Y seré mañana más y mejor.
Creceré tan alto que mi sombra se perderá entre las montañas.
Soy y elijo no estar.
Me convertiré en estación, respiraré entre paisajes y sólo...sólo los libros cuya tinta derramará mi sangre, conocerán mi historia.



Ojalá nunca te hubiera conocido.

Si fuera fácil, hace tiempo que hubiera abandonado.
Si me lo hubieran dado todo en bandeja, picado como para alimentar un pichón ya me hubiera aburrido.
Y si no creyera que merece la pena, no estaría pacientemente esperando.
Bien es cierto que recorreré mundo, haré voluntariado aquí y allá y envejeceré en un pintoresco pueblo de Escocia pero antes, antes de emprender el vuelo quiero...conocerte.


viernes, 4 de noviembre de 2016

Idiota bastardo.

Tan absurdamente sencillo es terminar guardada en un cajón y salir sólo cuando el aburrimiento haga mella. 
Es insultante la facilidad con la que le olvidan a uno como si fuéramos chinchetas, parches de usar y tirar salvo en algunos casos que, antes de ir a parar al cubo de basura te reciclan tantas veces como precisen. 
Así es nuestro valor. 
He sido testigo y víctima de ello en incontables ocasiones y jamás te acostumbras a ser desechado.
Por fortuna, la frialdad es parte de mi naturaleza y ayuda a congelar las lágrimas antes de que se desborden así como me aísla del dolor y la decepción sentida al destapar la verdad.
Nunca fui fácil en el sentido más amplio de la palabra y por eso, a menudo, soy conocedora de la cara más amarga de las personas, gente acostumbrada a que se lo den todo masticado. 
Por elegir, siempre preferiré que el frío me consuma a dejar que el egocentrismo del ser humano hiera e intente doblegarme y amoldarme a sus propios intereses y visión de las cosas. 


jueves, 3 de noviembre de 2016

Fuiste una completa pérdida de tiempo.

He aquí que ella, por fin, pudo reunir el amor propio necesario para dejar de ser la pescadilla que se muerde la cola y así, emprender su marcha en busca de otros corazones más bienaventurados.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Abrazar el sol.

Ganas de vientos de cambio.
De exhalar, viajar, descubrir nuevos y fascinantes lugares que recordar, vivir y disfrutar.
De expandir las alas en toda su extensión y saberme libre y renacida. 
Ganas de volver a soñar a lo grande SIN TEMOR.