jueves, 3 de noviembre de 2016

Fuiste una completa pérdida de tiempo.

He aquí que ella, por fin, pudo reunir el amor propio necesario para dejar de ser la pescadilla que se muerde la cola y así, emprender su marcha en busca de otros corazones más bienaventurados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario