domingo, 6 de noviembre de 2016

Sin retorno.

No me encontrarán.
No lo harán.
Nunca.
Sólo las palabras y la luna son testigos de mi vuelo.
Ellos marcharán,
pero en vano será.
Para entonces, lejos estaré y mis huellas borraré.
Hablarán y gritarán mi nombre mas sólo el eco les devolverá sus voces.
Silencio es lo que les quedará.
No volveré y en el fondo, saben.
Ellos no son dignos de una indigna cuya dignidad moderna rechaza.
Yo SOY.
Así, sin más.
Y seré mañana más y mejor.
Creceré tan alto que mi sombra se perderá entre las montañas.
Soy y elijo no estar.
Me convertiré en estación, respiraré entre paisajes y sólo...sólo los libros cuya tinta derramará mi sangre, conocerán mi historia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario